7 razones por las que La Chica Danesa es un bajón.

[Redactado por Akntiendz Chik]

La nueva apropiación de Hollywood de las vidas de las mujeres transgénero es un retroceso para la visibilidad trans positiva en más de un sentido.

Advertencia, contiene spoilers o revelaciones de la trama, si aún no has visto la peli, mejor espérate.

En un mundo donde estadísticamente es más probable ver un fantasma que encontrarse con una persona transgénero, las películas que explotan las vidas de esa minoría llevando a una audiencia de millones retratos y narraciones deformadas de sus realidades, apoyadas por un marketing también millonario, tienen un impacto directo negativo en las vidas cotidianas de las personas transgénero.

No es que podamos hacer mucho al respecto, pero vamos, eso no significa que además tengamos que aplaudirles y darles las gracias, así que aquí va nuestra lista de objeciones a la nueva fantasía cisexista de Hollywood, La Chica Danesa.

1. La Chica Danesa borra que Lili Elbe era intersexual, traicionando el sentido de sus decisiones como persona intersexual, y también como mujer transgénero.

2. La Chica Danesa se parece demasiado a un guión de pornografía de feminización forzada dirigido al deleite de la mirada cishetero masculina.

3. La Chica Danesa contrata a un hombre para representar a una mujer transgénero, reforzando la idea de que las mujeres trans no son las mujeres que afirman ser.

4. La Chica Danesa se apropia de la vida de una referente histórica transexual e intersexual y es incapaz de darle empleo a una actriz trans o intersexual. ‘Transface.’

5. La Chica Danesa es un cuento de advertencia que estigmatiza a las personas transexuales que necesitan apoyo médico para sus transiciones físicas y hace más difíciles sus vidas.

6. La Chica Danesa es un retroceso, regresa a complacer la obsesión de las personas cisgénero por los detalles de la transición de las personas transgénero, cosificándolas, transmistificándolas.

7. La Chica Danesa borra a Gerda Wegener como posiblemente bisexual, o lesbiana que no se pudo expresar o alguna otra identidad por orientación no normativa.

Si después de ver La Chica Danesa te quedas con deseos de ver una peli o una serie de temática trans entretenida y con contenido, quizás te interese mejor Tangerine, de chicas travestis, Her Story de mujeres trans cuestionando su heterosexualidad, o si te gusta la ciencia ficción o fantasía, Sense8 con una super pareja con una lesbiana trans hacker.

A continuación, ampliamos nuestras críticas a la Chica de ya sabes dónde! : )

1. La Chica Danesa borra que Lili Elbe era intersexual, traicionando el sentido de sus decisiones como persona intersexual, y como mujer transgénero.

Borra la historia de las personas intersexuales al mencionar sólo como un detalle insignificante lo que era un hecho central en la vida de Lili Elbe y ésto es, que ella era una persona intersexual además de transgénero, que las decisiones que tomó como la de intentar un trasplante de útero así como su manera de reclamar su identidad como mujer adquieren su verdadera dimensión cuando se considera este hecho. Las personas intersexuales ya son demasiado invisibilizadas como para que venga este director no-intersexual, cishetero, a borrarlas aún más. El artículo de Leslie Jayr en ‘La Brújula Intersexual’ critica esta omisión y si bien no estamos de acuerdo con que acuse a las personas transgénero que nada tuvieron que ver de apropiación en lugar de al director cishetero responsable, nos pareció muy interesante.

Valiosos sus enlaces, que llevan a las cartas de la propia Lili Elbe, donde ella escribe en 1930, antes de la cirugía que le llevaría a la muerte, que tenía órganos “tanto masculinos como femeninos” los cuales fueron atrofiados por los tratamientos previos y que ahora intentaría deshacerse de los restos masculinos y restaurar los femeninos con la nueva cirugía que se le ofrecía como una razonable solución entonces. Hablando de su médico, Lili Elbe escribe,

“Ahora él teme que este tratamiento en la oscuridad puede haber destruido mis órganos, tanto masculinos como femeninos. Consecuentemente, él quiere que yo vaya a Berlin lo más pronto posible con el propósito de realizarme un examen microscópico. Un poco más tarde él mismo me va a operar. El quiere removerme los imperfectos (y de todas maneras ya muertos) órganos masculinos, y restaurarme los órganos femeninos con material nuevo y fresco. Entonces será Lili la que sobrevivirá!”

2. La Chica Danesa se parece demasiado a un guión de pornografía de feminización forzada dirigido al deleite de la mirada cishetero masculina, deformando y trivializando la vida de Lili Elbe, mostrando además su identidad como artificial, imitativa y sumisa.

La narración sigue paso a paso los guiones de pornografía para hombres cis del tipo feminización forzada, como bien han señalado en distintos artículos tanto Natalie Wilson escritora cis especializada en cine para la revista feminista Ms. Magazine, como Red Durkin, torta o bollo trans, bloguera y humorista independiente, recomendada por la revista en línea Transadvocate. Lo que por supuesto no tendría ¿nada de malo? si no se tratara de la apropiación de la vida de una importante referente transgénero e intersexual para además traicionarla sólo para encender la mirada siempre curiosa e insaciable de los hombres cishetero.

Natale Wilson escribe, “En lugar de mostrar las complejidades de la identidad transgénero, el film se enfoca literalmente en el toqueteo, en tocar las telas, adornos, piel, tacones altos, como si uno pudiera hacer un cruce o ‘cross’ al ‘otro lado’ del género si utiliza el tipo correcto de ropa y maquillaje”. Y citando una nota de Rani Baker en Harlot Magazine, continúa, ‘La protagonista realmente es seducida por las ropas.’ Señalando que las medias de nylon destacan en 14 escenas de La Chica Danesa, Baker afirma que el film funciona más como pornografía de crossdressing que lo que el director cishetero Tom Hooper pretende mostrarnos como una película que ‘recupera la historia trans.’ La mirada del director Hooper y la actuación de Eddie Redmayne funcionan como lo que son, escribe Wilson, “Un hombre actuando en el papel de una mujer para deleite de la mirada masculina, (oh, mira esa pierna cruzada allí, esos ojos alicaídos, esa sonrisa tímida, ese caminado menudito).”

Hollywood lo deja muy claro, se lamenta la bloguera AJ McKenna, ‘Hollywood prefiere mantenerse del lado conservador: Las mujeres trans en las películas son hombres tratando de ser mujeres.’ La pelicula se enfoca en todos esos detalles que construyen una narración cisexista y oscurece la vida real de Lili Elbe, como bien dice McKenna, ‘¿Acaso no está todo perfecto, gente? Ella se esforzó tanto por ser una verdadera chica, que murió en el proceso, porque su cuerpo rechazó el útero.” Lo que refuerza la noción cisexista de que ‘todo lo que las personas trans tratan de conseguir es artificial, una fantasía que inevitablemente se estrellará al final contra los sólidos ladrillos de la ‘realidad biológica’

Por su parte Red Durkin en un ingenioso artículo donde twitea en vivo mientras asiste a una función desierta de La Chica Danesa, luego de haberse tomado una pinta de whiskey, bromea, (es una comediante trans torta después de todo),

– “La primera docena de diálogos ha dejado firmemente establecido que el pronombre para Lili es ‘él’ y que ‘él’ es un hombre casado, aparentemente heterosexual”

– “Este guión ha aparecido en el sitio de pornografía crossdresser Fictionmania.tv como un billón de veces”

– “Literalmente. Literalmente. Literalmente. Este es exactamente el mismo guión de las historias de feminización forzada. Lo he visto. Esta historia,” twitea Durkin.

3. La Chica Danesa contrata a un hombre para representar a una mujer transgénero, reforzando la idea de que las mujeres trans no son las mujeres que afirman ser, contribuyendo a la opresión y la violencia en su contra, cisexismo al 100% a costa de las mujeres trans y en beneficio del actor cishetero privilegiado que será aclamado por su asombrosa y valiente “transformación”

4. La Chica Danesa se apropia de la vida de una referente histórica transexual e intersexual y es incapaz de darle empleo a una actriz trans o intersexual. ‘Transface.’

Como no sea por 30 segundos, no se tal vez fue más, a mí me pareció que no llegaba al minuto, en que le regala las migajas de una toma a una actriz transgénero que como enfermera le toma la mano a Eddie Redmayne justo antes de la cirugía, esos segundos en una película tan larga son como una broma patética y parece más bien un recurso de marketing para promocionarse como inclusivos y no apropiadores, siendo que están aplicando lo que se conoce como ‘transface’ similar al ‘blackface’ cuando los actores blancos se pintaban de negro en lugar de contratar actores de color, o quizás es una técnica para ayudar en la actuación de Eddie, sabiendo que una mujer trans de la vida real le da la bendición antes de ‘la operación’.

5. La Chica Danesa es un cuento de advertencia que estigmatiza a las personas transexuales que necesitan apoyo médico para sus transiciones físicas y hace más difíciles sus vidas.

“Si te operas, te mueres” parece ser una de las lecciones morales de la película, obviando explicar que Lili no murió por la cirugía de reasignación sexual estandar, sino por un intento de trasplante de útero más de 50 años antes de que se desarrollara la tecnología para hacerlo posible y de momento sólo para las mujeres cis. La película refuerza la fetichización cis de las cirugías de reasignación sexual y las retrata como mortalmente peligrosas, algo en lo que casi todas las personas que no son las afectadas, estarían de acuerdo, religiosos, queers, feministas anti-trans, políticos moralistas, y muchas de las propias personas trans que no las necesitan, mientras que aquellas personas transexuales para quienes es una necesidad, en muchos casos de vida o muerte, se la verán todavía más difícil.

6. La Chica Danesa es un retroceso de la visibilización trans positiva, regresa a complacer la obsesión de las personas cisgénero por los detalles de la la transición de las personas transgénero, cosificándolas, transmistificándolas.

Luego de avances formidables como Sense8 o bien OITNB ambas de Netflix, donde una lesbiana transgénero que es hacker o una mujer transgénero afroamericana que fue héroe y ahora es peinadora, aparecen viviendo ya como ellas mismas sin detenerse en sus transiciones o el trilladísimo ‘antes y después’ que tanto fomenta la ansiedad de género cis, esta nueva apropiación de las vidas de las mujeres transgénero se centra justamente en los detalles, operaciones y demás que buscan dejar claro como tantas veces ha criticado Julia Serano, que para el cisexismo las identidades de las personas trans son artificiales y falsas, mientras que las identidades cis, esas sí que son ‘naturales’ e incuestionables. Julia Serano también ha señalado que las narraciones cis se centran en un período muy breve de la vida de las personas trans, los 2 o 3 años que dura su transición, y no les importa si después vivieron 40 años en el género que sentían como propio, esto deja a las personas trans sin un mañana, sin una vida real representada, como no sea la hiperfeminización e hipersexualización de las mujeres transgénero por decir, en esos dos años que después uno ya ni siquiera recuerda bien porque van perdiendo importancia.

7. La Chica Danesa borra a Gerda Wegener como posiblemente bisexual, lesbiana que no se pudo expresar o alguna otra identidad por orientación no normativa, dejando a su personaje como una mujer heterosexual más, siendo que han circulado docenas de pinturas eróticas de mujeres haciendo el amor con o jugando sexualmente con mujeres, realizados por Gerda Wegener, aparte de otros rasgos más que reivindicarían una orientación mucho menos normativa que incluiría a las mujeres, pero bueno, el director, hombre cishetero, impone.

Si después de ver La Chica Danesa te quedan ganas de ver una peli o una serie positiva para el avance de los derechos de las personas transgénero, y que al tiempo sea entretenida y de calidad, a nosotras nos ha gustado Tangerine, de unas chicas travestis que trabajan en la calle, muy ingeniosa, o bien los capítulos de Sense8, ciencia ficción en Netflix, incluye una pareja de una lesbiana trans y una lesbiana cis, o si no la nueva webserie en inglés ‘Her Story’ toda la producción y casi toda la actuación con mujeres trans, cuestionando la heterosexualidad trans.

Algunos enlaces,

While Heartfelt, “The Danish Girl” Recycles Tired Trans Tropes
http://msmagazine.com/…/while-heartfelt-the-danish-girl-re…/

What No One is Saying About The Danish Girl
http://clarissaexplainsfuckall.com/…/what-no-one-is-saying…/

“The Danish Girl” Stretches Frilly Forced Femme Fantasy Over Actual Trans History
https://medium.com/…/the-danish-girl-stretches-frilly-force…

A Transexual Live Tweets The Danish Girl
https://storify.com/…/red-durkin-live-tweets-the-danish-gir…

Lili Elbe in her own words
https://oii.org.au/4872/lili-elbe-words/

El Problema con la película ‘La Chica Danesa’ – The Danish Girl
https://brujulaintersexual.wordpress.com/…/el-problema-con…/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s