Veinte días de cárcel para una transexual española en Dubái

Febrero 2015

Alesandra Chanel y Sofía Janeiro han acabado en la Prisión Central de Dubái “por cambiarse de ropa en el lugar equivocado”. No se trata sólo de que las dos transexuales, utilizaran un aseo de mujeres, como de su desconocimiento de las leyes de esta conservadora ciudad-Estado cuyos destellos y glamur a menudo confunden a quienes la visitan. Un juez las condenó la semana pasada a sendas multas de 2.000 dirhams (unos 480 euros), pero al no poder pagar han sido encarceladas.

La española Chanel, de 36 años, y la portuguesa Janeiro, de 18, fueron detenidas por la policía de Dubái el 22 de enero, por haber utilizado un aseo de mujeres para cambiarse de ropa y haberse mostrado excesivamente cariñosas a la salida, según fuentes conocedoras del proceso. Después de pasar dos días en comisaría, quedaron en libertad, pero las autoridades les retuvieron el pasaporte y su caso pasó a la fiscalía que les acusó de atentado al honor, comportamiento contra la moral, travestismo y resistencia a la autoridad.

Manos-con-esposas

“Amnistía Internacional teme que la Policía de Dubái haya detenido y condenado a las mujeres sobre la sola base de su apariencia física e identidad de género”, ha alertado la organización de defensa de los derechos que las ha declarado “presas de conciencia”.

Ser transexual no es un delito tipificado en Dubái, según explica un abogado europeo residente en Emiratos Árabes Unidos (la federación de la que forma parte Dubái). Sin embargo, hay otros asociados, como el de travestismo o atentar contra la moral, tras los que se intuye el rechazo a esa condición.

A pesar del vertiginoso proceso de modernización que ha vivido en el último medio siglo, la sociedad de Dubái, como la del resto de Emiratos, sigue siendo bastante conservadora. Cualquier relación fuera del matrimonio heterosexual es ilegal y las manifestaciones de afecto en público se consideran indecentes.

Al salir de comisaría, las dos mujeres se pusieron en contacto con sus respectivas embajadas y desde entonces han contado con apoyo consular. A raíz del comunicado de Amnistía, Unión para el Progreso y la Democracia registró el pasado lunes en el Congreso una pregunta al Gobierno sobre los trámites que se están haciendo para repatriar a Chanel.

“Desde que tuvimos conocimiento del caso, hemos estado en contacto permanente con las autoridades [locales] y con la persona interesada”, manifiestan a EL PAÍS fuentes diplomáticas españolas sin mencionar su identidad (que reveló Amnistía) “por respeto a su intimidad y en cumplimiento de la ley de protección de datos”.

En el juicio, el pasado jueves, el juez fijó una multa de 2.000 dirhams para cada una y la deportación inmediata. Sin embargo, ambas carecían de dinero para hacer frente a la sanción. Así que fueron enviadas a la cárcel, donde tendrán que cumplir un día por cada 100 dirhams de deuda. De no mediar una solución, estarán presas hasta el 9 de marzo. Como es habitual en Dubái, incluso entonces sólo recuperarán la libertad si disponen de un billete de avión para abandonar el país.

“La persona ha pasado a disposición judicial y ha sido condenada al pago de una multa”, confirman las fuentes diplomáticas sin entrar en detalles. “Lo importante ahora es el pago de la fianza, que las autoridades piden que se haga en efectivo, y ayudarlas a regresar en cuanto sea posible”, señala por su parte María del Pozo, responsable de Relaciones Institucionales y Política Exterior de Amnistía en España. Esa organización ha pedido a los gobiernos de España y Portugal que intervengan con urgencia para asegurar su regreso. “Nos preocupa especialmente la posibilidad de que estén en una cárcel de hombres”, añade. “Se han realizado gestiones para que su estancia en prisión sea más llevadera”, informa el interlocutor diplomático antes de asegurar que Chanel “se encuentra bien”.

El mal trago por el que están pasando las dos transexuales vuelve a poner de relieve los límites a la tolerancia en el que sin duda es el país más abierto de toda la península Arábiga. Hace unos años fue sonado el incidente de una pareja británica detenida y juzgada tras haber sido pillada en el acto en una playa pública. Más recientemente, varias emiratíes lanzaron una campaña pidiendo que los residentes y visitantes extranjeros que se vistan con más recato.

Nota original de Internacionalpais

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s