El suicidio y la discriminación afectan a la comunidad transgénero de EEUU

“Mi muerte tiene que significar algo”.
La frase fue escrita por la joven transgénero de 17 años Leelah Alcorn y forma parte de la carta de suicidio que publicó en internet antes de quitarse la vida el pasado mes de diciembre, en su natal estado de Ohio.

“La única manera de descansar en paz será si un día las personas transgénero no son tratadas como fui tratada yo, sino como humanos con sentimientos y derechos. La definición de género debe enseñarse en las escuelas, mientras más temprano mejor”, se lee en el texto de despedida.leelah-alcorn-trans-eeuu
Este mes de abril, otra adolescente transgénero –Taylor Alesana, de 16 años– se suicidó tras ser acosada en su escuela del sur de California. El grupo de apoyo al que solía acudir aseguró que era “bella y valiente” y que solo estaba buscando aceptación.
Ambos casos retratan una terrible realidad. Según el estudio realizado por el National Center for Transgender Equality y el National Gay and Lesbian Task Force en 2011, el 41% de las 6,450 personas transgénero consultadas en Estados Unidos reportó haber intentado suicidarse. La cifra es preocupante sobre todo cuando se le compara con el índice de 1.6% entre la población general.
Y no solo se trata del suicidio. La comunidad transgénero de Estados Unidos –y en especial la hispana– enfrenta múltiples dificultades para acceder a la salud, además de soportar todo tipo de rechazo y discriminación. Nos referimos al tema, a propósito del especial “En cuerpo ajeno” que transmitirá Aquí y Ahora el próximo domingo 16 de abril a las 7/6pm centro.trans--700x314
Suele pensarse que los problemas de salud de la comunidad transgénero están relacionados únicamente con los procedimientos médicos que implica la transición. Sin embargo, estos abarcan muchas otras cosas. La salud es un estado de bienestar físico, mental y social, y no la ausencia de una enfermedad o dolencia, tal y como lo reconoce la Organización Mundial de la Salud (OMS).
El mismo informe asegura que la marginalización social y económica ha ocasionado una alta incidencia del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) entre la comunidad transgénero, así como también un elevado uso de drogas y alcohol.
“El ser humano busca formas de medicarse cuando no es feliz y cuando no tiene balance para escaparse de la realidad, que a veces es muy dura. Entonces usan drogas, alcohol para poder manejar lo que están sintiendo dentro”, explica la psicóloga Consuelo Moreno.rechazo-abuso-y-discriminacion-los_655x438
En efecto, el 63% de los encuestados aseguró haber sufrido al menos un acto grave de discriminación, eventos que tienen un enorme impacto en la calidad de vida de las personas, y la habilidad para sostenerse económica y socialmente.
“Cuatro veces me cambié de casa en un año”, relata Elvira Diaz, la madre de un niño transgénero llamado Christian, quien recuerda el día cuando una vecina le dijo “a mí tú me caes muy bien, pero no quiero que tu hijo, hija o lo que sea, juegue con mi niño”.
En otra oportunidad, su hijo llegó a casa golpeado y sangrando tras recibir burlas y ataques.
“Lo que más me da miedo es que alguien descubra que mi hijo es transgénero y lo odie y lo mate”.
Nota original de Noticias Univisión
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s